febrero 14, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 16ºC | Máxima 28ºC

febrero 14, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 16ºC | Máxima 28ºC

Laur lanza su aceite de oliva virgen extra alto en polifenoles, un superalimento con múltiples beneficios para la salud

Este tipo de aceite es considerado un superalimento dada la enorme cantidad de beneficios para la salud asociados con su ingesta frecuente, siendo recomendado por los especialistas como antiinflamatorio, antioxidante, para la salud cerebral y cardiovascular y para la reducción de los síntomas vinculados con los trastornos del espectro autista.

Distintos estudios han confirmado los múltiples beneficios que aporta al organismo el aceite de oliva virgen extra (AOVE). Específicamente, se destaca su importancia por el gran aporte de polifenoles, considerados un poderoso antioxidante natural que contribuyen a proteger al cuerpo del estrés oxidativo causado por los radicales libres, ayudando a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer y enfermedades cardiovasculares. Paralelamente, se están haciendo estudios que confirman la eficaz acción del AOVE rico en polifenoles en el tratamiento de los trastornos del espectro autista. Por todo ello, los especialistas consideran al AOVE un verdadero superalimento.

En este contexto, atendiendo las aplicaciones del AOVE en lo que respecta a la prevención de enfermedades y el cuidado del organismo, Olivícola Laur, que actualmente ostenta por segundo año consecutivo el primer puesto en el ranking de las 100 mejores olivícolas del mundo según EVOO World Ranking, lanza al mercado LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles, un aceite de oliva extra virgen rico en polifenoles y de altísima calidad.

“Un aceite de oliva se considera alto en polifenoles cuando contiene más de 250 mg por litro. Tras una serie de investigaciones y modificando el proceso de elaboración, con LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles llegamos a obtener más de 700 mg por litro. Los polifenoles,  que también son responsables del sabor y aroma fresco en el aceite de oliva, son excelentes para muchísimas afecciones y para el correcto funcionamiento del organismo. Tan sólo una cucharada diaria de LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles puede mejorar nuestra salud”, explicó Gabriel Guardia, enólogo especializado en aceite de oliva y gerente general de Olivícola Laur.

La importancia de los polifenoles para la salud

Durante el metabolismo normal de las células se generan los denominados “radicales libres”, un tipo de molécula inestable que en ocasiones se acumula en las células dañando a otras moléculas -como el ADN, los lípidos y las proteínas- provocando diversas enfermedades (arterioesclerosis, cáncer, hipertensión arterial, artritis reumatoidea, Parkinson, Alzheimer, diabetes, periodontitis, enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, entre otras).

Por ello, los médicos recomiendan reducir al mínimo la ingesta de alimentos que aceleran la generación de radicales libres (refinados, ultraprocesados, fritos de mala calidad y refritos en general, comidas con altos niveles de azúcar y grasas saturadas, así como con la ingesta de bebidas alcohólicas) y sumar a la dieta alimentos que aporten antioxidantes, como los polifenoles.

Entre estos, se destaca especialmente el AOVE, ya que contiene varios tipos de polifenoles que  tienen numerosas propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas. En síntesis, si bien el AOVE no es un medicamento, los beneficios que aporta a la salud son numerosos:

  • Los polifenoles del aceite de oliva tienen efectos antiinflamatorios, lo que ayuda a reducir la inflamación en el cuerpo y proteger contra enfermedades como la artritis, el asma y la enfermedad de Crohn.
  • Protegen contra el daño celular por sus propiedades antioxidantes, reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas cardíacas, diabetes y cáncer.
  • Mejoran la función cardiovascular. El consumo de AOVE rico en polifenoles se ha asociado con una reducción del colesterol LDL oxidado (nocivo) y un aumento del colesterol HDL (beneficioso), lo que puede mejorar la salud del corazón.
  • Mejora la salud cerebral: algunos estudios sugieren que los polifenoles del aceite de oliva pueden mejorar la memoria y la función cognitiva y reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson.
  • Según expertos avalados por diversos estudios, el consumo de AOVE rico en polifenoles reduce los síntomas asociados a los trastornos del espectro autista.

El AOVE es un superalimento que, además, contiene vitaminas A, D, K y E, ayuda al endurecimiento de los huesos, colabora con la asimilación de grasas, desciende la acidez gástrica y reduce la aparición de úlceras, aporta lípidos necesarios para el funcionamiento del organismo sin incrementar los niveles de colesterol “malo”, realza los sabores de los alimentos,  es ideal para hacer frituras sanas, ayuda a la buena digestión, favorece el control de la presión arterial y ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre.

Las dosis recomendadas

Por los múltiples beneficios para la salud, se recomienda el consumo de AOVE rico en polifenoles en todas las edades. En la alimentación de los niños, el uso exclusivo del aceite de oliva en las comidas se asocia a una menor ganancia de peso durante la infancia, además de relacionarse con una celularidad del tejido adiposo más favorable para el futuro del individuo.

Es importante recordar que el aceite de oliva es alto en calorías y grasas, por lo que debe consumirse con moderación dentro de una dieta equilibrada. Y por supuesto, es importante elegir AOVE de alta calidad, fresco, amargo y picante para obtener el máximo beneficio nutricional.

La dosis diaria recomendada de aceite de AOVE varía según la edad, el sexo, el peso y la actividad física de cada persona, pero en general se recomienda consumir: niños de entre 5 y 10 años, ½ cucharada al día; de entre 11 y 18 años, 1 cucharada por día, y de 19 años en adelante, 2 cucharadas diarias. Lo ideal es consumirlo en crudo, pero también es beneficioso cocinar con AOVE a diario y rociarlo en los alimentos.

El riguroso proceso de elaboración de LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles

Obtener un AOVE alto en polifenoles y ácido oleico demanda el seguimiento de un protocolo muy exigente. En este sentido, para elaborar LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles, Olivícola Laur sigue un estricto proceso que ubica a su producto entre los que poseen mayores niveles de ese compuesto químico en el mercado.

  • Se elabora con la variedad de aceitunas Arauco que tienen mayor contenido en ácido oleico y polifenoles.
  • Se cosecha la aceituna en el estado en donde la uva se encuentra verde en cuanto a la maduración, ya que cuanto más verde sea, más ácido oleico y polifenoles tendrá el aceite. Por eso, son aceites de cosecha temprana.
  • El aceite de oliva se encuentra contenido en cada una de las células de las aceitunas y resulta muy difícil de extraer mecánicamente una gota microscópica. Es por eso que los aceites de oliva de altísima calidad tienen poco rendimiento al momento de extracción. De hecho, se requieren 100 kilos de aceitunas verdes para hacer 4 litros de aceite de oliva alto en polifenoles y oleico como el que elabora Olivícola Laur.
  • El método de extracción que utiliza Laur es natural, complejo e innovador, nunca antes realizado y requiere procesos mecánicos y físicos a baja temperatura (congelación), logrando así hielo, con formas irregulares que rompen intracelularmente a la aceituna. Una vez que se preparan para descongelar, la célula queda “agujereada” pudiéndose extraer rápidamente el aceite propio del fruto sin esfuerzos o alteraciones químicas. Estos aceites libres de borras conservan mejor las propiedades saludables y organolépticas.
  • Un punto clave es el envase, ya que los polifenoles se degradan con el tiempo y la exposición al calor y la luz. Por eso Laur eligió un envase oscuro y hermético, que impide el paso de la luz y el aire mediante el control de la atmósfera dentro de la botella, desplazando el oxígeno con nitrógeno, ya que el oxígeno es el principal factor que provoca la oxidación del aceite.

El Protocolo Nemechek: uso del AOVE en personas con autismo

Hace algunos años, unas madres de la provincia de Salta se acercaron a Olivícola Laur buscando un AOVE rico en polifenoles para suministrar a sus hijos con autismo, siguiendo las recomendaciones de la dieta Nemechek, elaborada por el médico estadounidense Patrick Nemechek especialmente para personas con ese tipo de trastornos y partiendo de la premisa de que el correcto funcionamiento gástrico es fundamental para revertir o minimizar los síntomas asociados a los trastornos del espectro autista (TEA).

La vedette principal de esta dieta es el aceite de oliva, pero para mejores resultados, se especifica la importancia de que sea un AOVE con niveles elevados de polifenoles. Por ese entonces, no existía en la Argentina un producto con esas características, por lo que estas madres debían comprar uno importado de Grecia, que resultaba muy costoso. Fue entonces que el equipo de Olivícola Laur comenzó a estudiar esta aplicación específica y los estudios existentes al respecto.

El Protocolo Nemechek propone una combinación de suplementos y cambios en la dieta como un posible tratamiento para los TEA. A través del uso de AOVE, ácidos grasos omega 3 (que se encuentran en el aceite de pescados) y un probiótico llamado inulina, se busca reducir la inflamación cerebral y controlar el crecimiento bacteriano en el organismo de los niños con autismo. De hecho, según los especialistas, el uso de AOVE rico en polifenoles restaura el equilibrio del cuerpo, lo que reduce o elimina los síntomas y optimiza la salud.

El Protocolo Nemechek se centra en dos intervenciones principales: la Terapia de Restauración Autonómica (RAT, por sus siglas en inglés) y la suplementación con AOVE y ácido oleico. La RAT es un tratamiento no invasivo que busca normalizar la función del sistema nervioso autónomo, lo que puede tener un impacto positivo en la inflamación, el sistema inmunológico, la función gastrointestinal y otros aspectos relacionados con el TEA.

Es importante destacar que el Protocolo Nemechek no es una cura para el autismo (que no existe, ya que no es una enfermedad). Pero sí puede ofrecer mejoras significativas en la calidad de vida de los niños con TEA. Este tratamiento consiste, básicamente, en el uso de aceites como el omega 3 y el aceite de oliva.

En conclusión, el Protocolo Nemechek se presenta como una posible opción de tratamiento para el autismo, abogando por cambios en la dieta y el uso de suplementos específicos. Claro que la efectividad del tratamiento está directamente asociada a la cantidad de polifenoles que contenga el AOVE utilizado, por eso debe optarse por aceites como LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles.

“Atendiendo a estas madres salteñas, que solicitaban el aceite con mayor cantidad de polifenoles que elaborara Laur, le ofrecí nuestro Gran Laur, que posee unos 460 mg por litro, siendo que lo habitual para un AOVE de buena calidad es entre 100 y 120 mg. Con la ingesta de este aceite las madres comenzaron a ver cambios muy grandes en el día a día, los niños comenzaron a sentirse mejor, los síntomas gástricos se redujeron y, con ellos, otros padecimientos asociados a la mala digestión y asimilación de los alimentos. Fue entonces que todo el equipo comenzó a investigar el método más adecuado para obtener la mayor cantidad de polifenoles de la aceituna verde, moliéndola molecularmente para optimizar el proceso, eligiendo la variedad más polifenólica y congelando por mucho tiempo las aceitunas, entre otras cuestiones. Estamos muy satisfechos con el resultado obtenido: con el nuevo LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles hemos alcanzado la increíble cifra de 700 mg de polifenoles por litro de aceite”, agregó Gabriel Guardia.

Para una perfecta conservación

Para evitar la oxidación del aceite de oliva, es importante guardarlo en un lugar fresco, seco y oscuro, y evitar que entre en contacto directo con la luz solar, el calor y los olores fuertes o extraños. Los recipientes que los contienen deben ser herméticos, preferiblemente de vidrio oscuro o metal, que impidan el paso del aire y la luz. Es importante no mezclar aceites de diferentes calidades o variedades, ya que pueden alterar el sabor y las propiedades del aceite original.

Si no se consume AOVE frecuentemente, conviene guardarlo en la heladera donde se solidificará tomando una apariencia similar a la manteca. Para volver a solubilizarse cuando lo dejemos unos minutos a temperatura ambiente y evitar calentarlo artificialmente.

Siguiendo estas pautas, se puede conservar el aceite de oliva virgen extra en óptimas condiciones durante varios meses o incluso años, dependiendo de la variedad y el contenido en polifenoles del aceite.

En resumen, el aceite de oliva es más saludable cuanto mayor sea su contenido en ácido oleico y polifenoles, por lo que es muy importante que se tomen las medidas necesarias para conservarlo y así aprovechar al máximo sus beneficios. Además, para conservarlo con todas sus propiedades, este aceite no se debe cocinar.

Con el lanzamiento de LAUR Aceite de oliva Virgen extra Alto en Polifenoles, Olivícola Laur presenta al mercado un AOVE con niveles extra altos de polifenoles, obtenido a partir de un método muy específico que logra potenciar la concentración polifenólica manteniendo la pureza del producto.

Precio sugerido: $30.000 (presentación de 500ml en estuche).