mayo 25, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

mayo 25, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

Una loca suelta en París

La encontramos para que nos guíe por la ciudad luz, ¿vamos?

Dicen que los lugares eligen a las personas y, mientras barajamos los días, bajo el manto del azar o de las casualidades, esas poderosas energías hacen caer la carta en el sitio correcto, ese que es nuestro lugar en el mundo.

Algunos lectores se acordarán que hace unos años existían pasajes que, por el mismo precio, ofrecían una estancia en Nueva York y en un destino en Europa. Antonela compró este combo con la mirada puesta en Manhattan, luego como por obviedad eligió la ciudad luz para pasar unos días, y allí quedó prendada. La urbe como una pócima ingresó en su organismo, a su mente, a su alma y la retuvo entre sus calles, convirtiéndola en “una loca suelta en París”. Muchos conocerán la página o el Instagram homónimo de esta argentina que desde hace 7 años nos revela todos los secretos de la ville de l’amour.

Antonela Manes Fratesi, tal es el nombre de la que se autodefine loca suelta, llegó por unas minivacaciones, flasheó con volver y a los pocos meses se mudó a Francia. Buscó empleo como camarera en el hotel en el que se había hospedado la primera vez para escribir su historia. “Con todo el dinero que gané en un año fui a Italia para hacerme los papeles de ciudadanía -cuenta Anto- estuve 3 meses encerrada en una casa del norte haciendo mi blog y en esos días también Facebook, dando tips para visitar la capital francesa. La gente que me leía empezaba a pedir que los acompañara en los paseos”. Confiesa que le costó mucho aprender francés sin una base previa, lo hizo de forma autodidacta en el día a día, preguntando y equivocándose. Como el alojamiento le había guardado su sitio como supervisora de bar, siguió algún tiempo por allí, pero pronto su loca suelta interna y también la de las redes reclamaba más espacio. Fue entonces que la gerencia le ofreció ser la guía del hotel nombrándola “Queen guide tour”. De esta manera ofrecía los paquetes a los huéspedes hasta que una de esas mañanas de cafecitos apurados alguién le preguntó si ‘hablaba argentino’. Era Iván quien hoy es su pareja y prometido desde hace 6 años. 

Ella comunicadora, él diseñador, pronto transformaron la Loca suelta en París en una empresa de tours para hispanoparlantes. Con la web y el IG para difundir sus propuestas y toda la onda para hacerlos realidad.

Antonela estudio en España -a distancia- historia y geografía francesa, leyó todo cuanto llegó a sus manos para hacer sus explicaciones súper profesionales, pero quizá lo que la distingue es que ve todo con ojos de turista, por eso sabe cómo satisfacer las necesidades de los visitantes. La web cuenta con reservas automáticas,  múltiples tour, ofrece traslados, tickets, guías privados, hoteles, sesiones de fotos, organización de pedidos de matrimonio, bautismos y acciones para quinceañeras. Si la stalkean en Instagram verán que sus tips son muy valiosos, como las mejores apps para bajarse en la visita a París, por ejemplo la de los baños públicos gratuitos y limpitos, museos gratis, lugares raros, qué comprar en Versalles o qué hacer en cada estación del año.

“Montmartre -mi barrio favorito- y Versalles con las fuentes danzantes funcionando a pleno son nuestros tours estrella. En el primero comenzamos por la zona roja, entendiendo cómo la zona de campos y viñedos se integró a la gran ciudad de avenidas y bulevares,  nos convertiremos en esos transeúntes que a finales del siglo 19 atravesaban el Boulevard de Clichy, la luz iluminaba la marquesina del Molino Rojo, las chicas bailaban can can ante los ojos de Henri Toulouse Lautrec. En lo alto de la sociedad, en el Moulin de la Galette, Renoir retrataba las fiestas, mientras que un joven y derrotado Van Gogh sangraba estrellas en la Rue Lepic. Luego arribamos al famoso café de Amelie, Des 2 Moulins, pasamos  por los molinos que aún quedan en pié. Y seguimos ascendiendo hasta el primer cabaret de la ciudad, luego a la llamada Casa Rosa, dónde continúa la historia del impresionismo. Pero, a la gente le interesa cuando le digo que aquí estuvo Emily in Paris”, comenta entre risas Antonela. El tour pasa por el Sagrado Corazón de Jesús y finaliza en la Plaza de los Artistas con crepes en mano, un chocolate o vino caliente si es invierno”.  

De la mano de la experta

Si hay poco tiempo, algunos llegan por unas horas o un par de días es imprescindible, según la anfitriona, visitar el puente de Alexandre III; la zona de Trocadero que arroja las mejores vistas de la Tour Eiffel -allí está el restaurante Girafe, muy top, desde donde Leonel Messi subió una foto hace poco-. Y continúa recomendando la zona de Shakespeare & Co., adorable; el barrio Le Marais rejuvenecido. “En los 80′ era considerado una zona picante, pero con la movida cultural en torno al museo Pompidou, fue virando a un barrio chic, el barrio de los mejores bares LGBTQ+, moda, galerías, cafés, buena hotelería. Los inválidos con la tumba de Napoleón, también es un imperdible”.

En cuanto a la noche, “ya no está más el Lido, se lamenta Antonela, no soportó la pandemia. Entonces ver un espectáculo de Moulin Rouge que es emblemático, pasear por Le Marais hasta el teatro de la reina, el Odeón que es el que amaba María Antonieta y hoy cuenta con mesas al aire libre para comer o tomar algo. Más tarde un café en el Procope, el más antiguo de Francia, data de 1686. Allí, en una vitrina, se encuentra el sombrero de Napoleón Bonaparte. Cuentan que el hombre era asiduo y como bebía tanto, su cuenta era astronómica, por ello un día el dueño le exigió el pago, ya que cada día Bonaparte afirmaba que abonaría al siguiente. Visiblemente ofendido dejó el sombrero en garantía de que cumpliría con su deuda, y que creen… nunca regresó”.

Si la idea es vivir la noche, el área de los grandes bulevares y La Bastilla está repleta de bares que a las 12p.m. se transforman en boliches hasta las 3 o 4 de la madrugada. “Todo regreso al hotel debe hacerse bordeando el Sena, la cálida iluminación, ver al viejito que toca el acordeón, a los vendedores ambulantes de libros, ese es el romanticismo de la ciudad de la que hablo”.

Modo parisino

Antonela es Una loca suelta en París y es precisamente quién nos da los indicadores de los habitantes: “paraguas siempre -sentencia-, todas las mujeres usan una cartera pequeñita y un bolso de tela, y la cartera puede ser Chanel, eso no importa. Los que fuman y beben algo en las terrazas de los cafés es algo netamente parisino, como encontrarse con un ‘gruñón’. Se trata de un nativo que lejos de ser mala onda, es tan políticamente correcto que da mil vueltas para decir las cosas”.

Argentinos, españoles, mexicanos, chilenos y uruguayos ocupan el top five de su clientela. Y ya los va caracterizando, los europeos piden más museos, los latinos fotos, lugares renombrados y acontecimientos como un pedido de matrimonio al borde del Sena, hay quienes llegan con vestidos para lucir en sus instantáneas, los que piden pasacalles para declarar amor o las chicas de 15 que hacen su book allí. La idea es que se sientan acompañados por alguien que los entiende y les brinda soluciones, no hay nada que la loca no consiga.

¿A dónde nos sentamos para leer esta nota? “En café de la Paix, a metros de la Ópera, en el de Flore o en el mítico Deux Magots, dónde la historia y el presente se funden en un menú exquisito. Hace unos días fui al de la Croix, al costado de Notre Dame, con una patisserie deliciosa, otra opción para deleitarse”.

Mientras los personajes históricos se atraviesan en la conversación como en los paseos, recordamos que Johnny Deep está filmando su papel de Luis XV en el drama Madame Du Barry, coincidimos en que preferiríamos verlo como Luis XIV, (sólo para entendidos) entonces la loca me da un mazazo: ¿no lo viste en IG?, fuimos a la fiesta de máscaras en Versalles, yo vestida como María Antonieta e Iván como nuestro Luis adorado, toda una noche en los jardines de Versalles, con los fantasmas de las cortes y varias copas de champagne”. Ya se imaginarán estimados lectores qué haremos en la próxima visita a París. 

Más información:

@locasueltaenparis

www.locasueltaenparis 

Gasto promedio sin hotelería con comida y algún tour, de 100 a 150 euros. 

Tour Montmartre: desde 35 euros.

Casco Histórico: 40 euros.

Sesión de fotos personal 110, en pareja 150 y en familia 180 euros.