enero 3, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 19ºC | Máxima 31ºC

enero 3, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 19ºC | Máxima 31ºC

5 exponentes diferentes de Cabernet Franc para brindar en su día y celebrar su incipiente diversidad

Ayer se celebró, en todo el mundo, el día internacional de esta cepa que ha dado mucho que hablar en la última década y que se ha posicionado como una de las mejores alternativas al Malbec, más allá de lo bien que se lleva con nuestra variedad emblemática en blends.

El 4 de diciembre es el Día Internacional del Cabernet Franc, en honor a una de las variedades de uva tinta más importantes, aunque a menudo subestimadas, del mundo del vino. Frecuentemente se encuentra a la sombra del más popular Cabernet Sauvignon y también del Merlot; sobre todo en Pomerol (Francia), el Cabernet Franc tiene un papel cada vez más importante en la vitivinicultura local.

Su origen se reconoce en Burdeos, sin embargo, sus raíces llegan hasta la Edad Media. Se cree que nació de una vitis Labrusca (de mesa) que luego se reconoció como vinífera; la Magdeleine Noir de Charantes, y que por este romance nacieron el Merlot y el Cot, que dio origen de nuestro Malbec. El Cabernet Franc se piensa ingresó a Burdeos (Francia) de la mano del cardenal Richelieu en el siglo XVII proveniente del Valle del Loira. Dejada a cuidado en la abadía de Bourgueil, tomó el nombre del monje que la cultivaba, Bretón, uno de los nombres con el que se la conoce, además de Bouchy en Basses-Pyrénées, otro de sus muchos bautismos. Y el 4 de diciembre es su día Internacional en conmemoración del fallecimiento de Richelieu.

No obstante, la polémica por su origen, el Cabernet Franc es una de las más nobles del mundo, ya que además es el padre de Cabernet Sauvignon (junto con Sauvignon Blanc). Y si bien en Burdeos las uvas Cabernet Sauvignon y Merlot dominan las mezclas, el Cabernet Franc suele ser muy utilizado en los blends más afamados de la zona. Fuera de allí, es uno de los principales actores del Valle del Loira, donde suele embotellarse como varietal en algunas apelaciones de origen. Allí, la uva da vinos de cuerpo más ligero que los bordeleses, incluso con más notas de frutas rojas, pimiento verde y tierra. Los conocedores del mundo saben que, más allá de Francia, el Cabernet Franc ha desarrollado un presente muy importante en la Argentina, lo que implica también un gran potencial. Aunque todavía son pocas las hectáreas plantadas; unas 1500 aproximadamente; el crecimiento local de la superficie fue del 150% en una década. Mucho tuvo que ver la irrupción del Enemigo Cabernet Franc y sus Single Vineyard después de 2010, que causó una verdadera revolución de consumo en Argentina.

En el viñedo, el Cabernet Franc presenta una piel fina de color negro azulado y su maduración es más temprana que el Cabernet Sauvignon. Cuando se cultivan en zonas más frías, los vinos Cabernet Franc presentan cuerpos más ligeros y notas más terrosas y verdes, mientras que los vinos producidos en zonas más cálidas mostrarán sabores más confitados y frutales. Los vinos elaborados con Cabernet Franc suelen entregar notas de frutos del bosque, suelo de bosque, pimienta negra, pimiento verde y tierra. La acidez es generalmente media a alta y los taninos son incipientes. A grandes rasgos, se podría decir que, en Argentina, los Cabernet Franc están en medio del Malbec y del Cabernet Sauvignon, ya que poseen un corazón fresco de frutas rojas y hierbas (propios del Malbec), que varía en función del punto de cosecha, y taninos incipientes, no tan firmes como los del Sauvignon, pero más marcados que los del Malbec.

Al no ser una uva tan utilizada en el Viejo Mundo como varietal; solo en Saumur, Chinon y Saumur-Champigny, y solo formar parte de algunos grandes vinos en Saint Emilion, Pomerol y también en Italia, el potencial de los exponentes locales es sumamente atractivo. Porque más allá del presente, y que aún siguen siendo muy pocas hectáreas para conquistar el mundo, queda claro que es una cepa que se adaptó muy bien a los nuestros terruños. No es tan precisa como la Malbec para mostrar lugares, porque su ventana de cosecha es más chica y, por consiguiente, más delicada a la madurez. Pero da vinos con gracia, frescura y expresión, y poco a poco se comprende cómo manejar cada vez mejor su crianza en madera. Sin embargo, es (quizás) le mejor pareja del Malbec en blends, y eso le garantiza el éxito.

Acá hay cinco etiquetas que hablan de su actualidad y diversidad de estilos

Finca La Anita Cabernet Franc 2022

Bodega Finca La Anita, Agrelo, Luján de Cuyo $6900

Es uno de los varietales más nuevos de la casa, elaborado a partir de uvas propias (Clon 332) cosechadas de la 1,9 hectárea implantada, el 60% del vino se lleva a barrica de roble francés y americano de primer y segundo uso, donde permanece alrededor de 9 meses antes de ser embotellado.  La enóloga Denis Vicino logró un tinto fresco y amable, de aromas y sabres expresivos, buen cuerpo, con tonos vegetales frescos que resaltan sus texturas y prolongan su final.

90 Puntos Portelli

Petite Fleur Cabernet Franc 2020

Bodega Monteviejo, Vista Flores, Valle de Uco $9400

Todos los vinos de la bodega siempre estuvieron pensados para la guarda y el consumo, es por ello que la intención de los Petite Fleur también es trascender en el tiempo, quizás no tanto como Lindaflor, pero si mantenerse con fuerza durante varios años. Así está este Cabernet Franco con sus tres años, joven y expresivo, con buen carácter frutal y suaves dejos herbáceos. Y sobre el final de boca asoma integrada la crianza (70% del vino posee 12 meses en barricas de roble francés de 2° y 3° uso de 225 litros). Beber entre 2023 y 2025.

90,5 Puntos Portelli

Zuccardi Polígonos San Pablo Cabernet Franc 2021

Bodega Zuccardi, San Pablo, Valle de Uco $15.200

Sebastián Zuccardi sigue desandando el fascinante camino de los vinos de montaña, desafiando a veces las condiciones extremas de los lugares. Este Cabernet Franc habla de la cepa y del lugar, porque sus expresiones son equilibradas y su frescura marcada, pero sus texturas son suaves, distintas a las de los otros tintos de pueblo del hacedor. Los perfumes herbales hablan de su tipicidad varietal, y su trago fluido de la interpretación del hacedor. Beber entre 2023 y 2025.

91 Puntos Portelli

Angélica Zapata Cabernet Franc 2019

Bodega Catena Zapata, Mendoza $17.200

En 2002 fue uno de los primeros Cabernet Franc de Alejandro Vigil al llegar a la bodega. Y si bien no fue el primero, evidentemente anunciaba la revolución que después llegaría de la mano del hacedor. En esta cosecha al vino se lo siente más fluido, con una fresca herbalidad y un toque cálido. Sus taninos incipientes resaltan las notas de crianza y su frescura, aportando persistencia a su final de boca. Beber entre 2023 y 2026.

91,5 Puntos Portelli

Gran Enemigo Cabernet Franc Gualtallary 2019

Bodega Aleanna, Gualtallary, Valle de Uco $46.400

Si bien la bodega comenzó con la cosecha 2008, Alejandro Vigil ya venía elaborando Cabernet Franc en Catena Zapata, y empezaba a ver lo bien que se llevaba con el Malbec. Por eso no dudó en apostar a ella cuando le tocó comenzar con su bodega propia. La 2019 de su Single Vineyard Gualtallary, es la más impactante hasta hoy, ya que es el único vino argentino que ha recibido doble 100 puntos por la crítica internacional con la misma cosecha. De aromas expresivos y a la vez equilibrados, posee un agarre sostenido y una frescura amplia que domina su paso por boca. Hay especias secas y frutas rojas ácidas, también taninos precisos y una crianza muy bien integrada. Se nota la precisión lograda por el clima de la añada, pero también por el conocimiento adquirido. Beber entre 2023 y 2029.

95 Puntos Portelli