mayo 25, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

mayo 25, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

5 tintos del NOA, más allá del Malbec

El encanto de los Altos Valles Calchaquíes cada vez se siente más reflejado en vinos de diversos estilos, elaborados con variedades reconocidas en otras zonas, pero que en las alturas adquieren un carácter único y diferente.

Cuando el “nuevo vino argentino” vio la luz, digamos afines de los noventa y principio del milenio, Salta ya era considerada “la linda”, y sus vinos reconocidos. Pero digamos todo. Ese reconocimiento era más puertas adentro, y más precisamente, de los que llegaban hasta Cafayate y alrededores y disfrutaban esos blancos fragantes y tintos pulsudos, como decía Brascó. Claro que eran el comienzo de lo que hoy tenemos en las copas, y eso se daba en todas las regiones. Pero ni los Torrontés ni los Cabernet Sauvignon lograban conquistar paladares más allá del impacto. La gente se dejaba llevar por la majestuosidad del lugar, la imponencia de sus paisajes y la cordialidad de su gente, más que por los vinos, que obviamente sumaban a la ecuación turística. Obvio que no pasaban desapercibidos, pero no eran lo equilibrado y completos que son hoy. El Torrontés engañaba porque entraba dulce en boca (solo era una sensación porque era seco, salvo cuando decía dulce en la etiqueta) y terminaba amargo. Era expresivo, pero también invasivo y algo denso en su trago. Pero hoy, los mejores Torrontés, son grandes vinos blancos. Claro que expresivos, por ser una variedad aromática, pero con frescura y una vibra muy particular, que equilibra todos sus ímpetus. Y los tintos eran en general concentrados y de paso denso, con taninos algo pastosos. El Malbec estaba presente, pero el Cabernet Sauvignon era el más logrado por aquel entonces, y el Tannat asomaba poco fuera de los blends. 

Pero hoy, se puede decir que los vinos de Salta ya están a la altura de todo, de “la linda” y de los mejores vinos argentinos, porque han ganado (como la gran mayoría de sus pares) en todo. Y no fue una cuestión de tecnologías, sino más bien de comprender el lugar. Un lugar diferente yextremo desde el vamos. Pensar que Cafayate, el epicentro del Alto Valle Calchaquí es el punto más bajo, y está a 1700 msnm. Los suelos, la heliofanía (luminosidad), los vientos, todo el marco hace que ese sea uno de los rincones vitivinícolas más atractivos del país, a tal punto que muchos enólogos y bodegas mendocinas, terminaron haciendo vinos ahí.

Y si bien hay muchas más limitantes, no solo por las características extremas del lugar sino también por la lejanía, la diversidad también es un sello de los vinos salteños. Que no necesariamente implica que sean cientos de bodegas, porque solo hay 3795ha; 1001ha de uvas blancas (26,36%), 68ha de uvas rosadas (1,80%) y 2726ha de uvas tintas (71,83%). Pocas hectáreas respecto de Mendoza cuya superficie cultivada con vides representa el 71% del total país, con sus 145.393ha. Por eso, dicen los enólogos, que allí no hay muchas chances, sale o sale. Porque si no sale 9el vino), no hay posibilidades de mejorarlo o cambiarlo, ya que no hay de donde sacarlo, como sucede en la principal provincia vitivinícola de la Argentina. Esto no los hace ni mejores ni peores, simplemente, distintos.

Se sabe que los vinos de Cafayate existen desde hace más de doscientos años, ostentando su carácter y personalidad de altura. Pero lo que antes era rústico y potente, hoy es elegante y fresco, sin perder esa fuerza que tiene el valle. Por eso, hoy son los vinos más destacados detrás de los mendocinos. El secreto está en las uvas de los flamantes valles de altura que todas las bodegas de la zona aprovechan, ya sean grandes consagradas como las enfocadas en pequeñas producciones. Allí, el marco es imponente, y hay muchos nuevos tintos que deslumbran a la prensa internacional y a consumidores del mundo entero, sin recurrir al Malbec. Y si bien estos varietales causan un mayor impacto porque su personalidad va mucho más allá de la altura, hay otros que se lucen. Como el Cabernet Sauvignon, con toda su herencia a cuestas,que comienza a recuperar terreno. Pero la sorpresa la está dando el Tannat, una variedad con cuerpo y estructura, también con equilibrio y profundidad. 

La moda también ha llegado a los altos valles, donde los Bonarda, Cabernet Franc, Pinot Noir, Petit Verdot y Syrah son protagonistas de etiquetas que dan que hablar; y nunca hay que subestimar al Merlot. Ya sean varietales o blends, los hacedores del norte también le van encontrando la vuelta a cada uno de sus terruños. Y si bien tienen menos chances que sus colegas mendocinos (simplemente por una cuestión de superficie plantada), queda claro que la puntería la tienen bien afinada. 

Los vinos salteños de hoy siguen siendo los más fuertes y concentrados, expresivos y cargados del país, pero todo eso llega a las copas en armonía, y pasan por boca sin aristas y con profundidades refrescantes, propias de vinos más lindos. 

Adentro Merlot 2020 

Vinos Adentro, Salta, Altos Valles Calchaquíes, Cachi ($$$)

Es evidente que esta cepa gusta mucho en el NOA, porque son varios los que se animaron a plantarla y elaborarla con serias pretensiones. De aromas vegetales, algo directos pero equilibrados, paladar suelto, con texturas algo pastosas, de trago largo que refleja su carácter de lugar, y un final en el que sobresalen sus taninos, aportando persistencia y estructura. Beber entre 2024 y 2027. 

90 Puntos Portelli

Almandino Tannat 2021 

Dal Borgo, Salta ($$)

Otro buen exponente varietal de la zona. De aromas integrados, con dejos cárnicos y algo de frutas rojas maduras, también especias. Presenta buen volumen y un paladar franco, con taninos que marcan su paso y le dan carácter. Un Tannat muy bebible. Beber entre 2024 y 2026. 

90 Puntos Portelli

Pequeñas Fermentaciones GSM 2022 

El Porvenir de Cafayate, Salta, Altos Valles Calchaquíes, Valle de Cafayate ($$)

Se sabe que tanto Lucía Romero Marcuzzi, al mando de la bodega, como su equipo enológico son inquietos, y siempre están pensando qué hacer de nuevo. Así́ nació́ esta línea que incluye a este original blend. De aromas empireumáticos y paladar en sintonía, con buen cuerpo y algo jugoso más allá́ de sus texturas marcadas. Hay frutas negras y especias con dejos ahumados, y hasta algo salino en el final. Tiene carácter y se siente el sol del lugar. Beber entre 2024 y 2025. 

90 Puntos Portelli

Etchart Single Vineyard Petit Verdot 2022 

Etchart, Salta, Altos Valles Calchaquíes, Cafayate ($$)

Es en el Single Vineyard que más se sienten las notas de crianza (10 meses en barrica de roble francés y roble americano de tercer y cuarto uso). De aromas con buena intensidad, aunque no es tan carnoso en boca, sino másbien fluido, sobre todo para esos taninos casi firmes que marcan su paso. De trago ágil y final fresco, seguramente la estiba en botella les aporte armonía a sus expresiones. Beber entre 2024 y 2026. 

90,5 Puntos Portelli

El Esteco Partida Limitada Garnacha 2023

El Esteco, Altos Valles Calchaquíes, Cafayate ($$$$)

El enólogo Alejandro Pepa, uno de los máximos responsables de la revolución de los vinos de la región, está fascinado con este pequeño lugar que recuperaron. Pequeñas terrazas a 2035m que estaban abandonadas, y decidió hacer algo disruptivo aprovechando los suelos de granito. Así logro un tinto actual y deferente, de aromas austeros y equilibrados a frutas rojas, con texturas secas.Su paladar es franco, no muy profundo, pero sí fresco y de buen volumen, con texturas que surgen para equilibrar su potencia natural.

92 Puntos Portelli