mayo 30, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 4ºC | Máxima 19ºC

mayo 30, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 4ºC | Máxima 19ºC

5 Torrontés, el mejor blanco para el verano

El calor, las vacaciones y el verano predisponen de otra manera y “obligan” a cambiar hábitos y costumbres, y entre ellas el consumo de vinos. Este varietal autóctono es ideal por ser refrescante, super expresivo y adaptarse a muchas comidas que de lucen en la temporada estival.

El calor cambia el ánimo y también influyen en los hábitos de consumo. Claro que durante las vacaciones se disfruta todo de otra manera, más allá de las altas temperaturas. Pero el disfrute del vino, no es ajeno a ello; es más, lo sufre. Porque si de bebidas hablamos, en esta época las frescas y livianas copan la parada. Cervezas y aperitivos, mandan. En vinos es turno de los burbujeantes, mientras los rosados continúan con su impulso post primaveral y los blancos resucitan. Son los tintos los que quedan rezagados. Por suerte, hay algunos trucos que sirven para disfrutar el vino como siempre. En primer lugar, hay que tener en cuenta la ocasión de consumo, y cuán informal será. Un dato para aquellos que abren sus patios a los amigos y familiares en verano. Recordar que en vaso muchos vinos también se disfrutan; por lo tanto, no hay que preocuparse mucho por tener copas para todos. Pero más allá del cuándo y dónde, la temperatura de servicio marca la pauta del placer a la hora de beber un vino cuando hace calor. Espumantes, blancos, rosados y dulces naturales, deben salir de la heladera y aguardar su turno en las fraperas sumergidos en agua y cubitos de hielo. Al tinto hay que tratarlo parecido. Tenerlo en la puerta de la heladera (colocarlo 2 o 3 horas antes) y mantenerlo fresco una vez descorchado es la solución. Otra clave es elegir bien el tipo de vino, y ahí es donde el Torrontés les gana a todos.

Porque este gran exponente autóctono de nuestra bebida nacional tiene cualidades únicas que ni el calor logra opacar. En primer lugar, se trata de un cepaje blanco de origen hispano, que por estas tierras en realidad es un cruzamiento natural entre la uva Criolla y la Moscatel de Alejandría. De los tres tipos de Torrontés que se elaboran en nuestro país, hay uno que sobresale tanto que varios enólogos mendocinos viajan kilómetros para elaborarlo, lejos de sus bodegas y sus viñedos. Los tres llevan por apellido su provincia de origen. Mendocino, Sanjuanino y Riojano. Pero es este último el más famoso y exitoso, aunque no tanto en su terruño originario. El destino (o el hombre) quiso que se luciera más en los Valles Calchaquíes, principalmente en Cafayate (Salta) y sus alrededores. Pero en La Rioja hay más hectáreas, viñedos más viejos y una cultura tan o más antigua que en las demás zonas vitícolas.

Actualmente ha dejado atrás sus rusticidades, sin perder su carácter inconfundible de blanco aromático, ante todo, pero también de ataque amable y final amargo. Hoy, su columna vertebral es la frescura lograda por una acidez más vivaz que nace en la viña, y gracias a una cosecha más cuidada. Tuvo que deslumbrar afuera como pareja del Malbec, para que en el mercado interno se lo tome en serio, más allá de los vinos comunes y del clericó. Hoy, los mejores exponentes provienen de viñedos viejos, cosechados manualmente y elaborados como grandes vinos blancos. Por sus condiciones naturales de vino efusivo, tan floral como frutal, nunca llegará a ser elegante como un Chardonnay o austero como un buen Semillón. Pero si está bien logrado puede llegar a ostentar el mismo potencial de guarda, aunque su gracia esté dentro de sus primeros años de vida. Está claro que no es el mejor vino blanco que hacemos, pero sí puede llegar a ser el mejor que tenemos para mostrar y sorprender a los demás, por ser irrepetible en otros países. Excelente como aperitivo o acompañando las típicas empanadas y platos regionales del NOA. También con la cocina picante peruana o thai, no tiene competencia. Además, gracias a sus atributos naturales es el único vino que puede seguir luciéndose en verano como ningún otro, ya que puede servirse muy frío; tipo a 5 grados; o bien agregarle cubitos de hielo, y sus fragantes perfumes van a seguir apreciándose tanto en nariz como en boca. Incluso, por su buen volumen y peso en boca, soporta hasta un “asustadito” (chorro de soda) para estirarlo y hacer más refrescante aún. Claro que la manera de disfrutarlo más va a depender del vino que se tenga para servir. Pero como todo el vino argentino viene evolucionando, hoy, gracias a su potencia aromática, el Torrontés termina siendo una excelente opción en todos los segmentos de precio. Desde los vinos en caja (Tetra-Brik) hasta los nuevos blancos de lujo que llegan desde las alturas mendocinas, que obviamente al estar concebidos como grandes vinos, lo ideal es no mezclarlos y servirlos a la temperatura correcta y en copas adecuadas. Pero los gustos no se discuten, y cada cual puede hacer lo que quiera con su botella.

Seismiles Torrontés 2022

Bodega Veralma, Tinogasta, IP Catamarca $1250

Seismiles hace referencia a la cadena de montañas más alta de la Argentina y la segunda en el mundo después del Himalaya. Con ese marco nacen las uvas que dan vida a este vino joven, fresco y bien aromático como exige su tipicidad varietal. El enólogo Santiago Palero logra en este flamante terruño un blanco de trago floral y vivaz, también amable y persistente, es ideal para beber solo por copa o acompañando comidas livianas. 88 Puntos Portelli

El Esteco Blend de Extremo Torrontés 2022

Bodega El Esteco, Altos Valles Calchaquíes $3350

Los enólogos Alejandro Pepa y Claudio Maza proponen un concepto muy bueno en esta línea, porque realmente los vinos muestran un carácter diferente que se asocia directamente a esa “vinculación” de los dos terruños extremos (Cafayate, en Salta, y Chañar Punco, en Catamarca). Y logran un blanco de muy buen carácter, apoyado en su frescura y fuerza varietal, con cuerpo y profundidad. 91 Puntos Portelli

Alta Yari Gran Torrontés 2020

Bodega Alta Yari, Gualtallary, Valle de Uco $5600

Este Torrontés nace del deseo de elaborar los mejores vinos que reflejen un terroir de suelos excepcionales y con una altitud fuera de lo común para los viñedos en Mendoza. La uva proviene de una pequeña parcela ubicada en los valles de las Lomas del Jaboncillo, con suelo rocosos y abundancia de carbonatos. Así, el enólogo Juan Bruzzone, con el asesoramiento de Hervé Fabre, logra un blanco de aromas bien florales con ciertos dejos de madurez. Hay buena tensión, con una frescura que resalta sus texturas mordientes. De paladar franco y buen volumen, y hasta con delicadeza en su original mensaje. Beber entre 2023 y 2025. 91,5 Puntos Portelli

Gran Enemigo Single Vineyard Torrontés 2020

Bodega Aleanna, Gualtallary, Valle de Uco $9000

Segunda cosecha de este flamante blanco, un Torrontés de Gualtallary proveniente de un parral de solo 2ha que Alejandro Vigil plantó en 2010. Fermentado en ánforas de arcillas con levaduras salvajes y criado un año y medio en barricas de 500l con velo. A diferencia de la cosecha anterior, y por haber sido cosechado “mucho” más temprano, se lo percibe más delicado y lineal en su paso por boca. Con una acidez integrada y un carácter floral típico y delicado. En sus aromas florales y cítricos se nota la tipicidad mendocina. De trago refrescante, austero y de buen agarre. Beber entre 2023 y 2028. 94 Puntos Portelli

Susana Balbo Signature Limited Edition Blanco de Gualtallary 2021

Susana Balbo Wines, Gualtallary, Valle de Uco $18.000

Acá se notan la altura y el clima frío en su carácter moderno y mordiente, pero también la mano y el know how de más de treinta años de la enóloga vinificando Torrontés. Siempre en la búsqueda de una mejor expresión, respetando la esencia del cepaje. De aromas y sabores cítricos, con algo de maracuyá y toques florales. Su final es refrescante, con leve ahumado por su paso por barricas. Se nota que va a seguir creciendo en la botella. Beber entre 2023 y 2026. 93,5 Puntos Portelli