mayo 25, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

mayo 25, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

De qué se trata Café García: el lugar que ofrece un plato en honor a Maradona y tuvo de cliente a Francis Ford Coppola

El bar que fue fundado en 1927 y estuvo cerrado 2 años reabrió renovado. Además está en la categoría de "Notable". El plato estrella de la casa son las picadas.

El barrio de Villa Devoto está de parabienes y se debe a que recuperó su tan querido Café García. Luego de casi dos años cerrado, este café notable, ubicado en la esquina de Sanabria y José Pedro Varela, reabrió sus puertas renovado, recuperando los atractivos que los vecinos tanto extrañaban como su salón plagado de recuerdos y sus enormes picadas.

Detrás de la recuperación de este bar hay manos con experiencia. Francisco Miranda y su familia, que fueron dueños del famoso bar Bidou, se asociaron al grupo de Los Notables que gestionan bares de renombre como El Federal, Café Margot, Bar de Cao, Celta Bar y Café La Poesía.

Preocupados por mantener la esencia del lugar -cabe recordar que el café fue declarado notable y sitio de interés cultural-, mantuvieron la estética, pusieron en valor el salón, conservaron algunos de los empleados que trabajaron en el antiguo café y armaron una propuesta tentadora con platos populares.

La historia del Café García

El bar fue fundado en 1927 por el asturiano Metodio García y Carolina, su mujer. La pareja vivió allí hasta la década del 50 cuando vendieron el fondo de comercio. Veinte años después, sus hijos Rubén y Hugo recuperaron el lugar y le dieron la fama actual. Como Hugo tenía experiencia en organización de eventos y muchos conocidos famosos, en poco tiempo le dio un carácter y un servicio gastronómico que lo destacó.

Un habitué del lugar era el padre de Claudia Villafañe, ex suegro de Diego Maradona, Víctor Hugo Morales, Graciela Borges, Alejandro Dolina, Enzo Francescoli y hasta Francis Ford Coppola. El director Eliseo Subiela eligió el bar para filmar varias escenas de su película “No te vayas sin decirme a dónde vas”.

Pero las épocas de esplendor quedaron atrás, sumado a que la pandemia los golpeó de lleno y nunca pudieron recuperarse. En los últimos meses estaban a cargo del lugar dos mozos que acotaron el horario y perdieron un montón de público. Hugo García había sufrido la pérdida de su hermano y la de su hijo. Fue entonces que decidió vender el fondo de comercio para pagar deudas de juicios laborales y el bar bajó sus persianas en septiembre de 2022.

Ahí es cuando entran en escena Francisco y sus socios: “Había mucha sensibilidad con la reapertura del bar porque es el único bar notable de Devoto. El mayor desafío fue conservar lo que era, eso requiere más trabajo que hacerlo de nuevo”, confiesa.

Se encontraron con un edificio derruido, con poco mantenimiento. Tuvieron que hacer lozas por los techos de chapa, mantuvieron los pisos de damero, las aperturas originales que revivieron con tratamientos especiales. Conservaron la barra histórica y sumaron una isla que exhibe el preparado de las famosas picadas.

La cocina la hicieron nueva, también el frente de la barra para lo que utilizaron maderas de época. Y armaron una terraza, que aún no está equipada pero que en breve se abrirá para recibir a los comensales. Derribaron una pared para ampliar el acceso y unir al nostálgico salón “Metodio y Carolina”, en ese espacio funcionó el dormitorio del matrimonio fundador.

En las paredes hicieron lo imposible para conservar los recuerdos del viejo café: “Cuando entramos esto era un museo. Sacamos fotos y pusimos en cajas numeradas todo lo que descolgamos de las paredes”, explica Francisco. Recuperaron la mayor parte de esos objetos que hoy componen el ambiente nostálgico del lugar.

Entre ellos, los tacos de los billares que alguna vez fueron parte del salón y que funcionaron como un lugar de encuentro de vecinos con las exhibiciones de los más grandes billaristas del país. Conservaron el sector dedicado a Carlos Gardel y a Diego Maradona, donde alguna vez colgaron sus botines y que Hugo eligió llevarse como recuerdo.

El resultado de la minuciosa restauración fue exitoso: “Hubo vecinos que lloraron cuando abrimos”, cuenta Francisco. Reinauguraron hace sólo dos semanas, es tan reciente la apertura que los vecinos que pasan por la vereda no temen detenerse y mirar para adentro.

El servicio también formaba parte de la marcada impronta del lugar. Esos mozos de oficio ya son conocidos por todos. Por eso procuraron conservar a algunos de los empleados que ya habían trabajado en el café. Oscar Galarza es uno de ellos. Comenzó en 1999 y mientras estuvo cerrado prestó servicio en el bodegón Miramar que también pertenece al grupo.

“No era lo mío, yo extrañaba este lugar, esta es mi casa. Acá no me canso, no me estreso. La gente de barrio te conoce, te saluda y hasta te cuentan cosas que ni su familia sabe. Yo le explico a los mozos más jóvenes que trabajan conmigo que esto en otro lado no pasa”, describe Oscar que también observa que los habitués de a poco se están acostumbrando al cambio.

Gourmet Cafe Garcia Picada Vermut sidra Tirada Bife de Chorizo Maradona Foto Juano Tesone

Qué se come en Café García

Al atravesar la puerta de entrada el aroma a café recién molido invade las fosas nasales. Allí no existe el flat white ni ningún anglicismo que describa a esta bebida. “Tenemos leche de almendras, porque hoy en día tenés que tener pero desde que abrimos no la pidió nadie”, arroja entre risas Francisco.

El plato estrella de la casa son las picadas que Hugo servía por pasos y que los nuevos dueños decidieron conservar: “Te van bajando platitos, de fiambres, quesos, croquetas, buñuelos, tortillas y otras raciones”, explica.

La buena calidad es la premisa y para eso utilizan quesos y fiambres de Tandil. La picada grande para 4 personas vale $ 24.000 pero se puede pedir media. Para acompañar hay vermouth de grifo, sidra y gin tirados ($ 3.000). También vinos clásicos como Trapiche, Trumpeter o San Felipe cosecha tardía y etiquetas más jóvenes como Animal o Padrillos.

Sumaron a la propuesta platos que antes no había como el ojo de bife Maradona ($ 9.500), en honor al Diego o la milanesa de lomo con tallarines con manteca ($ 7.500) que Francisco vió en la serie Nada, protagonizada por Luis Brandoni y que quiso sumar a la carta del nuevo bar.

También sirven pastas, pescados y una sugerencia por día que se puede pedir, por ahora, al mediodía pero que piensan sumar también como opción para la noche. Hay platos españoles como las tortillas (desde $ 5.000) que las sirven en tres versiones o las papas cascadas con jamón crudo ($ 5.900).

En breve reforzarán la propuesta para los desayunos y meriendas sumando tortas y patisserie. Mientras tanto vale la pena acercarse a ver cómo quedó este lugar que, a aquellos que tuvieron la suerte de ser habitués de bares como este, les alegrará un poco el alma.

Café García. Sanabria 3302. Todos los días desde las 8 hasta la 1. Los fines de semana hasta las 2. Instagram: @notablecafedegarcia

Fuente: Clarín Gourmet

Foto principal: Juan Tesone