mayo 30, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 4ºC | Máxima 19ºC

mayo 30, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 4ºC | Máxima 19ºC

De Rosados y Naranjos

Para poder apreciar los flamantes vinos naranjos, antes tuvieron que mejorar y hacerse famosos los vinos rosados. Sin dudas, una de las categorías que más ha crecido en los últimos años.

A los clásicos tipos de vinos tintos, blancos, rosados, espumantes y dulces, se les ha sumado una nueva categoría que llama mucho la atención, tanto por fuera como por dentro. Los vinos naranjos, que en realidad son vinos blancos elaborados como tintos. Partiendo de uvas blancas, generalmente cosechadas con una acidez natural más alta, durante la fermentación también se realiza una maceración. De ahí que el vino extrae muchos nutrientes de los hollejos que se traducen en color, aromas y sabores. Se dicen naranjos porque además se suelen estabilizar de manera natural con el paso del tiempo, resguardados por su alta acidez. Y es esa oxidación natural la que le brinda sus tonalidades más intensas, con reflejos cobrizos y/o dorados. Sus aromas suelen ser punzantes más allá del cepaje empleado, y en boca se destacan por su buen cuerpo, texturas firmes y una acidez que marca su paso por boca de principio a fin.

Pero claro, para poder apreciar los flamantes vinos naranjos, antes tuvieron que mejorar y hacerse famosos los vinos rosados. Sin dudas, una de las categorías que más ha crecido en los últimos años, y eso se debió a un gran cambio de paradigma, pero no del consumidor sino del hacedor. Antes, eran sub-productos de tintos corpulentos, elaborados por sangría y, por lo tanto, tenían demasiado color y alcohol para la categoría. Sin embargo, desde hace algunos años, estos vinos se conciben desde la viña como los demás. Siempre partiendo de uvas tintas para lograr esa atractiva tonalidad rosada, que también maduren rápido para alcanzar un alcohol suave (entre 11 y 13 grados), y con una muy buena acidez natural. Esta es la que le da nervio y gracia al vino. Después están los que quieren llamar más la atención por fuera, no solo con etiquetas multicolor sino también con botellas dignas de perfumes gigantes. Lo cierto es que los rosados del hemisferio sur llegan al mercado el mismo año de su elaboración, puntualmente en primavera, y se convierten en una de las mejores opciones para disfrutar durante el verano.

Ambos, rosados y naranjos, son vinos ideales para disfrutar todo el año por sus características. Al comienzo de una reunión como aperitivos o bien acompañando platos livianos como tartas y ensaladas, o incluso a base de pescados y frutos de mar. Los rosados pueden ser de Malbec, Pinot Noir, Cabernet Franc o blends, mientras que para los naranjos se eligen cepas blancas con personalidad como Chardonnay, Torrontés, Malvasía, Sauvignon Blanc, y también algunas combinaciones.

Pero lo más importante para disfrutar ambos tipos de vinos es respetar la temperatura de servicio. Debe ser bien fresca, ya que su función es abrir el juego y limpiar el paladar, con mucha frescura.

Hay ocasiones en las que estos vinos pueden ser la mejor alternativa: atardecer en el jardín, almuerzo al sol, picada en la playa, etc. Pero el mundo del vino es dinámico y así como desde hace un par de años los rosados se lucen, hoy se puso de moda esta categoría de vinos que, más allá de ser ancestral, también es ideal para disfrutar cuando el clima es cálido y los días soleados. Porque los naranjos; blancos elaborados como tintos (vieja usanza cuando no existía la tecnología y todos los vinos se elaboraban de la misma forma) tienen estructura y vivacidad, porque para que estos vinos sean estables deben tener una acidez natural sostenida. Y es por ello que suelen ser livianos, alrededor de 12 grados y muy refrescantes, más allá de servirse fríos. Y si bien los naranjos muestran más carácter por sus atributos marcados, y los rosados son menos jugados en sus expresiones, ambos son ideales para disfrutar en verano y al aire libre.