enero 6, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 22ºC | Máxima 33ºC

enero 6, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 22ºC | Máxima 33ºC

La “venganza” de la Primera Zona

Los Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y algunos blancos como Semillón de la primera zona, ostentan un carácter propio y una diversidad que los vuelve a poner en copa de todos

Por suerte en el vino no existe la violencia, como mucho las preocupaciones por el clima, como en esta época el miedo a las heladas. También pueden ser cuestiones económicas derivadas no de la calidad del vino sino de la situación macro y micro de nuestro bendito país. Bendito, porque realmente fue bendecido por la naturaleza, y los hacedores lo saben. Por eso, el vino suele ser una actividad sana, positiva y alegre, porque dentro de las botellas, además de vino hay mucho placer.

Pero volviendo al tema de la naturaleza, los paisajes del vino argentino son innumerables, desde las máximas alturas del NOA, hasta los fríos más extremos patagónicos en Chubut. Sí, de los viñedos más altos del mundo a los más australes, pasando por una gran cantidad de terruños. Algunos poseen más historia que otros, otros agrupan a más bodegas, mientras que hay algunos emprendimientos emergentes en zonas más extremas. Sin embargo, Mendoza sigue acaparando la mayoría de las miradas, justamente por contar con la mayoría de los viñedos y bodegas. Además, esto le ha permitido ostentar una gran historia, aunque la bodega en actividad más antigua esté en Salta (Colomé, 1831).

En este devenir del vino argentino tan vertiginoso de los últimos treinta años, sin dudas el Valle de Uco se llevó todos los laureles. Porque acaparó la atención (y la inversión) de todos y, de la mano del riego por goteo, se desarrolló como ninguna otra región vitivinícola del país en tan poco tiempo. La cercanía a la montaña, la diversidad de suelos y microclimas, la novedad y la posibilidad de empezar todo desde una base de conocimiento de la materia más profundo, hicieron el resto. Por eso, no es de extrañar, que casi todos los vinos nacionales con 100 puntos provienen del afamado valle. Claro que el Valle de Uco es grande, por eso muchos trabajan en las sub-apelaciones y hasta en viñedos específicos, para seguir evolucionando. Porque como la calidad ya no es un valor agregado sino una obligación, hay que lograr nuevos atributos. Y los que nadie puede emular son los que vienen con el lugar y les dan carácter propio a los vinos.

Y es justamente esta carta, la que jugó la Primera Zona (Luján de Cuyo, principalmente) para contrarrestar tamaño desvío de la atención vínica. Claro, acostumbrada a ser la niña bonita del vino argentino, de pronto quedó tapada por una ola de modernismo que venía del Valle de Uco. Sin embargo, el sabio sabe más por viejo, dice el dicho. Y, de la mano de las viñas viejas, muchas bodegas y pequeños productores, se animaron a competir de igual a igual. Para ello fue fundamental el estudio y entender que los tiempos habían cambiado, significando que en la actualidad hasta ellos mismos hubieran hecho diferentes las cosas en sus viñas. Pero, quién les quita lo bailado. Y fueron aquellos que pueden enorgullecerse de su historia los que lideraron esta suerte de “renacimiento de la Primera Zona”. Porque las viñas viejas no son mejores, pero tienen una experiencia con su suelo que no poseen las viñas nuevas. Y si se hace un buen manejo de canopia y se eficientiza el riego, se llega a puntos de cosecha óptimos en la actualidad. Esto explica que cada vez haya más grandes nuevos vinos de lugares como Las Compuertas, Agrelo, Vistalba, Perdriel, Barrancas, etc., que se suman a etiquetas más tradicionales. Muchas de ellas, interpretadas con una visión más actual. Y todo esto deriva en vinos con un carácter propio, que habla del lugar, como muchos de los del Valle de Uco. Y si la calidad y los atributos propios están, lo demás será cuestión de gustos de los consumidores.

Lo cierto es que hoy los Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y algunos blancos como Semillón de la primera zona, ostentan un carácter propio y una diversidad que los vuelve a poner en copa de todos.