mayo 26, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

mayo 26, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 3ºC | Máxima 7ºC

Lo que dejó la Premium Tasting de Buenos Aires

Se degustaron 42 vinos en 7 flights de 6 vinos, un total 30 tintos, 10 blancos y 2 espumosos. Un detalle que hizo más amena la degustación fueron los maridajes que propuso el sommelier Rodrigo Kohn, uno de los responsables del evento.

A esta altura, todo amante del buen beber sabe que es la Premium Tasting, y hasta pudo participar en alguna de sus ediciones nacionales (porque también se hace en Chile, Perú y Brasil), tanto en Mendoza como en Buenos Aires, donde se llevó a cabo por segunda vez el pasado 24 de junio en el Hotel Hilton de Puerto Madero.

En esta ocasión se degustaron 42 vinos en 7 flights de 6 vinos, un total 30 tintos, 10 blancos y 2 espumosos. Un detalle que hizo más amena la degustación fueron los maridajes (un set de tres bocados por cada flight), propuestos por el sommelier Rodrigo Kohn (uno de los responsables del evento) y realizados por el chef ejecutivo del hotel, Ezequiel Penzo. Otro, quizás, fue el (des)orden de los vinos servidos que permitió a los asistentes un recorrido más entretenido y dinámico, yendo y viniendo por todos los tipos de vinos, pero siempre con un criterio de menos a más intenso dentro de cada flight.

Sin dudas, se trata de uno de los mayores eventos de vinos de la Argentina y una de las degustaciones más importantes a la que los consumidores pueden asistir, no solo por la cantidad de vinos sino porque allí también se dan cita los hacedores de los vinos. Nicolás Alemán es el organizador y el encargado de seleccionar los vinos, todos ellos +94 puntos otorgados por distintos referentes de la prensa internacional.

Y si bien el marco es imponente, para la gran mayoría de los consumidores es un gran desafío, porque degustar 42 vinos es realmente un gran esfuerzo, de tiempo y concentración, más allá de la diversión que pueda significar para todo enófilo. Porque los enólogos y profesionales del vino están acostumbrados a degustar tantas muestras seguidas, pero el consumidor no, simplemente puede estar más o menos acostumbrados a tomar vinos y disfrutarlos en otros contextos.

Por eso, la Premium Tasting termina siendo mucho más que una gran degustación, ya que se ha convertido en un gran encuentro entre los hacedores y el público. Muy distinto al marco que propone una feria. Acá cada uno está sentado en su lugar, y una vez que los sommeliers sirven las copas del flight, cada cual tiene tiempo de degustarlas y hacer sus anotaciones antes que los conductores revelen las botellas e inviten a los hacedores a decir algo sobre su vino.

Y sin entrar en detalles o en una crónica de lo que fue esta gran reunión del vino argentino, con más de 400 personas, se pueden sacar conclusiones generales que explican el gran momento del vino argentino.

Primero por los vinos servidos. Dos espumosos, cada uno en su estilo, que confirman que las burbujas nacionales ya nada tienen que envidiarles a las francesas. Y así como los franceses están orgullosos desde hace siglos con sus Champagnes, es hora de sentir lo mismo por estos pagos y brindar con ellos cada vez que se pueda. Los blancos dejaron una huella más profunda, porque fueron más (10) y eso les permitió demostrar la gran diversidad actual de la categoría. Frescos, vibrantes y aromáticos a manos del Sauvignon Blanc, Semillón, Marsanne y Viognier, y los Chardonnay más equilibrados en sus expresiones; aunque algunos ya ostentan un carácter propio que se reconoce muy bien a ciegas; pero con las mismas pretensiones de grandes vinos que los tintos. Y un blend secreto de un gran autor, con gran potencial de guarda.

Claro que los tintos fueron, y seguirán siendo, mayoría. Y esa es una gran noticia porque implica más y mejores, más y para todos los gustos, más y de diferentes regiones. En variedades van desde un Criolla hasta el Cabernet Sauvignon, pasando por el Pinot Noir, el Cabernet Franc, diferentes blends y, por supuesto, el Malbec. Que en estilos es el que más sorprende, porque refleja como ninguno las interpretaciones de los hacedores y los paisajes, sean regiones o parcelas. Pero todos los tintos de la Premium Tasting mostraron un abanico de estilos que va desde los más tradicionales hasta los más modernos, desde los apoyados en la crianza, hasta los que añejan sin madera para preservar más su vivacidad original, desde los de carácter maduro hasta los más vibrantes. 

No estaban todos, pero sí muchos de los hacedores más importantes de la Argentina, y demostraron, con sus vinos y con sus palabras, que están todos en el mismo camino, explotar la diversidad, con la calidad como faro y el lugar de cada uno como máxima inspiración. Eso significa que con el tiempo la variedad va a pasar a un segundo plano, y esos nombres que hoy aparecen en las etiquetas, debajo de las marcas, ganarán protagonismo. Pero los vinos no se hacen solos, y es por eso que los enólogos y agrónomos seguirán siendo claves en la constante búsqueda de mejores vinos.