junio 7, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura en Mendoza:

Mínima 7ºC | Máxima 22ºC

junio 7, 2024

Mendoza - Argentina

Temperatura

Mínima 7ºC | Máxima 22ºC

Una argentina recibió una estrella Michelin por su restaurante ubicado en la Costa Azul francesa

Se trata de Florencia Montes (33). La distinción es por "Onice" abierto hace sólo 9 meses. Trabajó con Mauro Colagreco y luego se fue a un restaurante una estrella Michelin de París (Septime), lugar que la marcó en la forma de pensar la comida.

La argentina Florencia Montes (33) acaba de recibir una estrella Michelin por su restaurante Onice ubicado en la Costa Azul francesa. De esta forma, Montes se convirtió en la segunda mujer argentina en conseguir dicha distinción; la primera es Carito Lourenço, quien en 2021 obtuvo una estrella por su restaurante Fierro, localizado en Valencia.

Fue a Francia en 2014 con una visa Working Holiday (VVT – Visa de Vacaciones y Trabajo) para hacer alguna experiencia de cocina y volver, pero el destino quiso que se quedara en Europa y desarrollara una carrera brillante.

Comenzó en Chila como pasante y se quedé trabajando dos años. Hasta que la curiosidad y las ganas de ver de cerca lo que pasaba en las grandes cocinas hicieron que se lanzara a la aventura de viajar a Francia.

Cuenta que mandó infinidad de mails a todos restaurants con 1, 2 y 3 estrellas Michelin pero nadie la tomó. Cuando estaba por volver a Argentina, la contactaron con Mauro Colagreco para una pasantía en Mirazur. Trabajó 3 meses ahí, y luego se fue a un restaurante 1 estrella Michelin de París (Septime) lugar que según relata “me marcó en la forma de pensar la comida”.

Sobre Onice

Onice, que hace referencia a la piedra ÓNIX y es también un juego de palabras con la ciudad francesa de Niza (Nice, en francés), surgió con la necesidad de abrir su propio espacio después de trabajar durante diez años con Mauro Colagreco, también platense y dueño de tres estrellas Michelin por Mirazur. Y lo hizo junto a su pareja, el chef italiano Lorenzo Ragni, ex integrante de Mirazur. Hace sólo 9 meses abrieron Onice y ya obtuvieron el mayor reconocimiento culinario a nivel mundial. El lugar cuenta con sólo 26 cubiertos.

“Es nuestra casa; todo está elegido y pensado por nosotros. Desde las luces, el diseño de la cocina, las flores que van a la mesa, el papel donde imprimimos el menú”, cuenta Florencia. “Intentamos que la ambientación sea bastante limpia, pura, para que el cliente no se distraiga y pueda concentrarse en la comida y la compañía”. Onice es un espacio simple, vestido de blanco y muebles con tonos claros que pasan desapercibidos. Mismo concepto aplicado a la vajilla.

El restaurante ofrece sólo menú degustación y es flexible, “queda abierto a los cambios que queramos realizar en el día según los productos que consigamos”, dice la cocinera y agrega: “si hoy no conseguimos las arvejas chiquitas y dulces, esas que explotan en la boca, a partir de las cuales habíamos pensado un plato, nos damos esa libertad de poder cambiar de plato, hacer otra cosa. Si hay marea y que Steve no pudo salir a pescar .. y.. serviremos carne en vez de pescado. O un plato vegetal. En síntesis, quedamos nosotros a la escucha de lo mejor que puede darnos la naturaleza en el día”.

Sobre cuáles son sus cualidades a destacar en la cocina señala: “Intento siempre concentrarme en lo esencial al momento de hacer un plato o de cocinar: el sabor. Mi paladar es lo que creo yo que es lo más valioso que tengo y mi herramienta más útil. Después creo que la curiosidad. El preguntar, escuchar.. soy alguien que observo mucho, intento aprender de todos”.

Finalmente consultada si creé que con este galardón inspiras a otras mujeres, responde: “Absolutamente sí. Es importante visibilizar a las mujeres que trabajan en la gastronomía. Cocineras, sommeliers, camareras, directoras, enólogas, productoras.. las mujeres están presentes en la gastronomía. Simplemente hay que visibilizarlas”.

Fuente: La Nación